Qué es la rinoplastia?

Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia es una intervención quirúrgica que se realiza con el fin de modificar la forma o estructura de la nariz. Una persona puede verse motivado a realizarse una rinoplastia por el cambio de apariencia en la nariz, lo que impacta a la imagen general del rostro o, por otro lado, se puede someter a esta cirugía con el fin de mejorar problemas respiratorios.

La nariz está conformada por hueso (en su parte superior), cartílago (en su parte inferior) y piel, una rinoplastia logra modificar uno de estos componentes, o los tres al mismo tiempo, todo depende de las características del paciente, sus requerimientos, y lo que el cirujano apruebe para el proceso quirúrgico. El médico especialista debe analizar las características específicas del rostro, la piel que recubre la nariz, y lo que “está mal”, aquello que el paciente quiere acomodar. Al momento en el cual se considera a una persona candidato para la operación, el médico traza un esquema personalizado, con procedimientos y objetivos.

¿Por qué se realiza la rinoplastia y cuáles son sus riesgos?

Esta cirugía de nariz se realiza, principalmente, para devolverle una armonía al rostro, resaltando los mejores rasgos. Corrige deformidades de la nariz ocasionadas por algún traumatismo o lesión, repara anomalías de nacimiento, o también se puede relacionar con la mejoría de problemas respiratorios.

Es importante que el médico le informe, al paciente, los riesgos que conllevan el someterse a esta intervención quirúrgica. Aunque es una operación relativamente sencilla, siempre existe la posibilidad de que el paciente presente infección, sangrado, rechazo o problemas relacionados a la anestesia. Entre otros riesgos, más específicos, tenemos:

  1. Hemorragia nasal recurrente.
  2. Problemas al respirar por medio de la nariz.
  3. Adormecimiento perenne en el interior de la nariz o en su alrededor.
  4. Posibilidad de fallo en la simetría de la nariz.
  5. Manchas en la nariz, dolor o hinchazón que pueden ser duraderos.
  6. Problemas en la cicatrización.
  7. Perforación del tabique de la nariz.

Es el cirujano el que debe detallar estos riesgos al paciente, explicando cuáles son las posibilidades de padecer alguno, de acuerdo al caso individual que se está presentado en el momento, es decir, dependiendo del tipo de operación y de la parte de la nariz que se va a modificar.

Al considerar someterse a una rinoplastia es necesario examinar una lista de pro y contras. La operación de nariz es una de las cirugías más realizadas, y puede representar un impacto muy positivo.

→ Rinoplastia Barcelona | 【Rinoplastia】 Dr. Joan San Miguel

 

This entry was posted in General. Bookmark the permalink.